Make your own free website on Tripod.com

mision_logo_.gif

alma_de_cristobeige2.gif

Inicio
Sangre de Cristo
Halloween
Declaracion
Tiempos de la Iglesia
Partes De La Misa
Lecturas de La Santa Misa
Lecturas De Las Horas
Santa Biblia y Catecismo
Santo Rosario
Navidad
La Pelicula de la Semana
Estamos Contra el Aborto
Apologetica
Los Catolicos no adoramos imagenes
Actualidades
Meditacion del Padre Nuestro
Visita al Santisimo
Quien fundó tu Iglesia
Petición de Oración
Maria
Aborto
Videos Musicales
Nos Acompaña en Misión
Sectas
Aparecida
Noticias
Mensajes

cenizas.jpg

Miércoles de Ceniza

Evangelio: Mt 6, 1-6. 16-18 »Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres con el fin de que os vean; de otro modo no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.
         »Por lo tanto, cuando des limosna no lo vayas pregonando, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, con el fin de que los alaben los hombres. En verdad os digo que ya recibieron su recompensa. Tú, por el contrario, cuando des limosna, que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha, para que tu limosna quede en lo oculto; de este modo, tu Padre, que ve en lo oculto, te recompensará.
         »Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que son amigos de orar puestos de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para exhibirse delante de los hombres; en verdad os digo que ya recibieron su recompensa.
         »Cuando ayunéis no os finjáis tristes como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres noten que ayunan. En verdad os digo que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lávate la cara, para que no adviertan los hombres que ayunas, sino tu Padre, que está en lo oculto; y tu Padre, que ve en lo oculto, te recompensará.

 

La rectitud de intención

 

 

       

Comenzamos otro año más el tiempo litúrgico de Cuaresma. Tiempo, como sabemos, de preparación para la Semana Santa. Porque queremos estar bien dispuestos, como cristianos, para acoger nuevamente los grandes acontecimientos que próximamente vamos a celebrar. Nos interesa, por una parte, entender con una claridad más luminosa lo que significa "Redención"; de otro lado, deseamos ser personalmente redimidos, recibiendo toda la Gracia que Nuestro Padre Dios nos reserva para este nuevo aniversario de la inmolación del Hijo por los hombres.

        Es necesario vivir orientados hacia la gran realidad nuestra de tener un único destino, que es pleno en Dios, Señor y Padre nuestro. Para ello, debemos actuar bien en su presencia; así, esa conducta nuestra será ejemplar: animados por nuestro buen comportamiento, otros se decidirán también a actuar como deben ante Dios. El apostolado será una más de las consecuencias de que procuramos agradar a Dios. Será siempre su gloria lo que nos mueva: sea cuando nos esmeramos en una buena conducta, sea cuando buscamos que nuestro comportamiento estimule a otros.

        Luzca vuestra luz ante los hombres, de manera que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Así se expresó el Señor, indicando la razón por la que convenía que nuestra vida, cuajada de virtud, resaltase. Es preciso hacer justicia a Dios, que nos inunda de beneficios para nuestro desarrollo y alegría; pero, sobre todo, porque considerando nuestra existencia en su totalidad; es decir, que somos hijos suyos en Jesucristo, la alegría que nos aguarda es la bienaventuranza: una vida de comunión con la Trinidad. Este destino posee tal envergadura que no tenemos capacidad para ponderarlo. Con razón, afirmará san Pablo que ni ojo vio, ni oído oyó, ni pasó a hombre por el pensamiento lo que Dios tiene reservado para aquellos que le aman. Esta felicidad, para la que no hay palabras que la puedan describir adecuadamente, es en el cristiano la consecuencia del desarrollo al que Dios llama a sus hijos en Cristo.

        Conscientes de esta vocación, conviene que nos ejercitemos en la rectitud de intención. Debemos realizar nuestras obras no ante los hombres sino ante Dios. Puesto que finalmente el juicio de los hombres se mostrará irrelevante, carece de sentido, pues, vivir ahora inquietos por la opinión de nuestros iguales; especialmente si no juzgan según los criterios del Evangelio. Ocupados, en cambio, en agradar a Dios, intentaremos –como de paso– multiplicar nuestra alabanza animando a otros hacia El, con la fuerza del ejemplo que les daremos. Quienes contemplen el empeño que ponemos –un día y otro, con cansancio muchas veces– por buscar la gloria de Dios cumpliendo su voluntad; se animarán a imitarnos, buscando también esa misma gloria y la alegría que contemplan en nosotros mientras perseveramos en la búsqueda.

        Es corriente que se nos meta el respeto humano; que, casi sin querer, nos afecte en exceso el qué dirán y hasta el qué pensarán. En exceso, porque podrían llegar a convertirse esos motivos en la razón primordial de nuestra conducta. Nos conviene, por ello, vigilar para no consentir en modos de actuación excesivamente dependientes de la opinión de unos y otros. Si procuramos sólo agradar a Dios, también así, aun sin pretenderlo, nuestra conducta será ejemplar y bastantes querrán imitarnos.

        Tengamos confianza en el atractivo propio de la vida cristiana vivida, claro está, en la mayor fidelidad con el Evangelio. No queramos caer en el prejuicio de que, por su exigencia, bastantes rechazarán el mensaje limpio de Jesucristo. Recordemos a aquellas multitudes que le seguían, que le aclamaban, que preferían su autoridad a los convencionalismos tantas veces escuchados de escribas y fariseos. A nosotros también nos seguirán, pero no actuaremos para que nos vean ni para que nos sigan; sino por Dios, por cumplir su voluntad y con indiferencia de si nos ven o nos siguen. Con la profunda ilusión, sin embargo, de que seamos cada vez más los cristianos deseosos de ser fieles y felices.

        La Madre de Dios, desde el anuncio del Ángel hasta la Cruz de su Hijo, lleva una existencia de fidelidad al Señor, segura y dichosa por la sola confianza en su Creador. A Ella le pedimos, nos conceda ser fieles a Dios, aunque no nos entiendan y aunque nos cueste.

 

SE NECESITAN SACERDOTES.

PUDIERA SER ESTA TU VOCACION?

 

Saulo de Tarso sabía que él tenía razón. No podía permitirles a esos locos cristianos continuar en sus errores. Pero, en su camino a Damasco, una luz brillantísima le cegó. Entonces hizo una sencilla pregunta: “Señor, ¿qué quieres que haga?” Esa luz y esa sencilla pregunta, una vez respondida, cambió su vida totalmente. ¿Podrías tú hacer la misma pregunta, “Señor, ¿qué quieres que haga?”